Biblioteca Ayacucho Digital

16 de abril de 1930. Fallece el escritor peruano José Carlos Mariátegui

José Carlos Mariátegui, hijo de Francisco Javier Mariátegui y Amalia La Chira, desde niño le tocó crecer bajo la influencia de la personalidad materna, muy religiosa. El abandono del hogar de su padre, y un accidente de juego, marcaron su vida, ya que queda lisiado de una pierna y pasa un largo período en un hospital. Esto de algún modo favorece el desarrollo de un carácter melancólico, la dedicación a la lectura, y empieza a formarse con esos rasgos de autodidacta que reivindicará con orgullo en su madurez.

Debido a la precaria situación familiar, conoce tempranamente el mundo del trabajo. En 1909 ingresa a la tipografía del diario La Prensa de Lima como obrero alcanza-rejones. A partir de esta humilde tarea, recorrerá toda la escala de oficio, hasta llegar a convertirse en uno de los mayores periodistas de América Latina. Cuando el director del periódico descubre el talento del muchacho, le confía la redacción de breves artículos y durante una época se dedica sobre todo a la crónica policial. Mas tarde empieza a escribir artículos sobre varios temas, utilizando el seudónimo de “Juan Croniqueur”. En 1916 pasa al diario El Tiempo donde llega a tener una columna personal. Su actividad periodística se extiende a otros periódicos y especialmente a revistas de hípica (El Turf) o dirigidas a un público femenino (Lulú). Al mismo tiempo comienza su producción literaria, con poemas, cuentos y obras de teatro. Con Julio de la Paz, (Julio Baudoin) escribe el drama de ambiente colonial Las Tapadas (1915). Colabora en la revista literaria Colónida (1916), fundada por Abraham Valdelomar, con quien también escribe el drama La Mariscala.

 

En 1928 Mariátegui publica su obra más conocida, 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana, (volumen 69 de la Colección Clásica de la Biblioteca Ayacucho). Se trata hasta hoy de una de las obras más orgánicas del país andino, así como de una obra maestra del ensayo latinoamericano. Cada uno de sus planteamientos puede hoy cuestionarse, a la luz de los avances de los conocimientos sobre el Perú. Pero queda en pie el acercamiento global a la problemática nacional, fundado en una aplicación creadora del marxismo. Después de haber trazado el esquema de la evolución económica del país, dedica dos ensayos complementarios al problema del indio y al problema de la tierra. En ellos deslinda definitivamente sus posiciones con respecto a todo planteamiento meramente humanitario o cultural de la cuestión indígena. Un ensayo examina el proceso de la instrucción pública, subrayando las distintas influencias que se manifiestan en el sistema educacional del país y ofreciendo un amplio panorama crítico de la lucha por la reforma universitaria. El trabajo dedicado al factor religioso se funda en la intuición de la presencia, en el Perú prehispánico, de una religiosidad popular distinta de la oficial. El cristianismo se injerta en este contexto en su versión católica, aunque Mariátegui no deja de subrayar el papel mas reciente de los protestantes. Después de haber analizado el problema del regionalismo y el centralismo, el libro se cierra con un ensayo sobre “El proceso de la literatura”. Este último trabajo ocupa en términos cuantitativos la tercera parte del libro, ilustrando elocuentemente la importancia que otorga el autor a la problemática literaria. En este ensayo Mariátegui reafirma la visión del Perú como una nacionalidad en formación, también desde el punto de vista literario. Biblioteca Ayacucho además posee de este autor el número 33, Literatura y estética, de la Colección Claves de América.

Un comentario en “16 de abril de 1930. Fallece el escritor peruano José Carlos Mariátegui

  1. Gracias por las bellisimas lecturas que he disfrutado en la Biblioteca Ayacucho, el gobierno venezolano es un ejemplo de apertura y libertad cultural y política. Saludos cordiales a los organizadores, Silvia Benchimol, Argentina

Los comentarios están cerrados.