Angel Rama

El más renacentista de todos los intelectuales de su tiempo, según el autor argentino Noé Jitrik. Ángel Rama fue un hombre pendiente de la actualidad de su época, sin descuidar el pasado, porque lo consideraba revelador de secretos que explicaban el presente y vislumbraban un mejor futuro.

Profesor, ensayista, editor, periodista cultural, acucioso buscador de innovaciones en el campo de la literatura de latinoamericana, trabajo por el que se erige como una referencia ineludible hoy en día, debido al aporte revisionista que le proporcionó al ámbito de las letras.

Para muchos críticos Rama siempre estaba tras la pista de novedades en el ejercicio literario del continente; asimismo contribuyó a delimitar campos de estudios e identificó problemas y propuso temas de discusión como los conceptos de “Transculturación” o el análisis del rol del escritor latinoamericano en la conformación de nuestras sociedades.

Dirigió el Departamento de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Montevideo, en cuya ciudad nació en 1926. Igualmente fue director del semanario Marcha, en Uruguay, tribuna donde inicia su destacada participación en la narrativa del continente y demuestra un cabal y detallado conocimiento de las letras e historia de cada país latinoamericano, iniciativa que consolida durante su exilio. En 1973 adopta la nacionalidad venezolana cuando la dictadura militar uruguaya le niega la renovación de su pasaporte. Para ese entonces fungía como académico en la Escuela de Letras de la Universidad Central de Venezuela.

Concretó importantes proyectos, tales como la Enciclopedia uruguaya, obra de obligada consulta para los estudiosos; la Biblioteca Ayacucho (1974), en Caracas, una ambiciosa experiencia editorial que implica la unificación de todos los saberes e intereses de la producción literaria latinoamericana. A pesar de las realidades disímiles de los pueblos de la región, Rama, junto a un grupo de connotados intelectuales, logra establecer paralelismos susceptibles de ser analizados para darles un referente social e histórico que les confiera identidad propia.

A través de la Biblioteca Ayacucho Rama se propone repensar, rehacer, editar los clásicos como si fueran novedades y colocar todos estos productos en las bibliotecas del mundo, con el fin de divulgar y promover lo mejor de la cultura intelectual latinoamericana.

Luego de su prolija productividad en Caracas, junto a su segunda esposa la crítica de arte Marta Traba, se radica en Estados Unidos, país que se vio obligado a abandonar posteriormente, por ser calificado por el Servicio de Inmigración como un “subversivo comunista”, basado en un informe elaborado por el gobierno de facto de Uruguay. No obstante, en esa nación desarrolló una fructífera actividad académica en las universidades de Stanford y Maryland, y ofreció ciclos de conferencias en otros recintos de estudios.

Finalmente se dirige a París (1982), ciudad donde comienza estudios sobre las culturas populares de América Latina, cuando es sorprendido, junto a su esposa, por la muerte en un trágico accidente aéreo ocurrido en Mejorana del Campo, cerca de Madrid, el 27 de noviembre de 1983.

Dejó dos hijos, Amparo y Claudio, producto de sus primeras nupcias con la poetisa Ida Vitale. Entre sus productos editoriales podemos citar: Transculturación narrativa en América Latina, La ciudad letrada, Con Rubén Darío y el Modernismo, así como múltiples trabajos sobre escritores latinoamericanos.

José Ramón Medina

Junto a un grupo de destacados intelectuales del mundo cultural nacional, encabezado por el crítico uruguayo Ángel Rama, José Ramón Medina emprende la loable iniciativa de fundar en el año 1974 uno de los testimonios editoriales más exitosos y propicios de nuestro continente: la Biblioteca Ayacucho, una institución entre cuyos objetivos primordiales se encuentra la recuperación y valoración del repertorio literario y cultural de América Latina.

Medina presidió la Fundación Biblioteca Ayacucho desde sus comienzos hasta el año 2001, gestión durante la cual no desmayó para continuar consecuentemente con las metas trazadas, aun después de la trágica desaparición de Ángel Rama en 1983 cerca de Madrid. Sobre la destacada presencia de esta institución a lo largo de los años refiere que es producto de la participación colectiva y el esmero de todo un equipo. También trabajó en la creación y organización del Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG), en 1975, uno de los de mayor propagación y prestigio en el campo de la literatura de la región.

Nació en San Francisco de Macaira, en los llanos del estado Guárico. Realizó sus estudios de primaria en la población de Ocumare del Tuy y de secundaria en el Colegio Federal de Maracay y los liceos Fermín Toro y Andrés Bello, en Caracas. Al inicio de los años 50 obtiene el título de Doctor en Ciencias Políticas y Sociales, conferido por la Universidad Central de Venezuela. Pronto marcha a Europa a cursar una especialización en Derecho Penal y Criminología. Entró a formar parte del cuerpo docente de la UCV en 1954, donde además de la enseñanza y estudio, compartió responsabilidades rectorales.

Las facetas profesionales de José Ramón Medina son múltiples: poeta, ensayista, crítico, articulista, jurista diplomático, además de ejercer sobresalientemente la actividad periodística, prueba de ello lo certifica su experiencia como director del diario El Nacional y el haber estado a cargo de las páginas del Papel Literario, además de colaborar con otros periódicos como El Universal.

Igualmente José Ramón Medina ha ocupado cargos relevantes dentro de la administración pública: fue magistrado de la extinta Corte Suprema de Justicia, fiscal general y contralor general de la República, entre otras funciones.

Sobre su producción intelectual, la cual está registrada en más de cuarenta publicaciones, sus “hijos editoriales” como él los define, voces del sector de la cultura señalan que el trabajo poético de José Ramón Medina detenta una obra con “una genuina profundidad, cargada de evocativo lirismo y con un gran énfasis en la poesía universal”.

Este destacado autor venezolano ha sido objeto de galardones y premiaciones de mucha trascendencia, otorgados por instituciones de carácter nacional y extranjeras. En el período 1959-60 recibió el Premio Nacional de Literatura.

Entre sus obras se citan: Rumor sobre diciembre (1949); Elegía (1957); Antología poética (1957); Bajo los árboles (1971).

 
Inicio|Quiénes somos|Colecciones|Ayacucho Digital|Noticias|Más descargados

Centro Financiero Latino, piso 12, Ofics. 1, 2 y 3, Avenida Urdaneta, Ánimas a Plaza España, Caracas 1010 - Venezuela.

Apartados Postales: 14.413 y 2.122

Teléfono: 58 212 561 6691, Fax: 58 212 564 5643