Biblioteca Ayacucho DigitalEfemérides Ayacucho

Augusto César Sandino. Cauce y destino del sueño libertario

Augusto César Sandino perteneció a una familia humilde, fueron sus padres Don  Gregorio  Sandino y Doña Margarita Hidalgo; en su juventud trabajó como minero, primero en su país natal y luego en Honduras y México, países a los cuales, debió emigrar en busca de nuevos horizontes. En 1926, regresó a Nicaragua, la cual para ese entonces se encontraba ocupada por tropas estadounidenses dedicadas a defender los intereses de las compañías bananeras del país norteamericano en detrimento del pueblo nicaragüense. Esta nueva “colonización” de su país lo motivo a reunir un grupo de campesinos y alzarse en armas contra el gobierno de la costa Atlántica

Sandino aparecía como general del pueblo, que lejos de rehuir a la lucha, participaba en ella brazo a brazo con los soldados de su columna, que multitudinaria pero disciplinadamente andaba tras él y tras la bandera enarbolada, de colores rojo y negro, con la inscripción “Libertad o Muerte”.

Durante seis años combatió contra las tropas de diferentes gobiernos locales apoyados por Estados Unidos. Su lucha armada motivó que el presidente estadounidense Herbert C. Hoover ordenara la retirada de las tropas invasoras desplegadas en Nicaragua.

En 1933, Sandino negoció con el gobierno nicaragüense la deposición de las armas y el retorno a la vida civil. Sin embargo, su prestigio político era una amenaza para los dirigentes, y un año después fue emboscado y asesinado por Anastasio Somoza, jefe de la Guardia Nacional y sobrino del expresidente José María Moncada.

“Yo no viviré mucho tiempo. Pero aquí están estos muchachos que continuaran la lucha emprendida: ellos podrán realizar grandes cosas”, dijo Sandino en declaraciones a la prensa en febrero de 1934, poco antes de su trágica muerte a manos de los traidores. Y no se equivocó. Fueron esos mismos muchachos,  ese “Ejercito loco” como fue mal llamado, los que volvieron hechos militares con el nombre del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), creado en 1962, quienes más tarde entrarían triunfantes a Managua el 19 de julio de 1979, derrocando la dinastía Somoza.

Sandino y Bolívar

En una entrevista realizada en 1933, por el escritor vasco Ramón Belausteguigoitia, se le preguntó a Sandino: “¿Este movimiento puede tener alguna conexión con los ideales de una Hispanoamérica unida?

Sandino respondió: “Sí; el gran sueño de Bolívar está todavía en perspectiva. Los grandes ideales, las ideas todas, tienen sus etapas de concepción y perfeccionamiento hasta su realización”

De acuerdo con el intelectual y estudioso de su vida, Aldo Díaz-Lacayo, la lucha de Sandino se puede resumir en cinco pilares fundamentales: el nacionalismo, el antiimperialismo, el latinoamericanismo, el internacionalismo y la defensa de la constitución.

Para Díaz-Lacayo, el fundamento del pensamiento de Sandino está en Simón Bolívar y las ideas de próceres, como las de José Martí, y tienen su continuidad hoy en la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). La declaración constitutiva del ALBA, de Fidel Castro y Hugo Chávez, y su creación misma son la prolongación del Plan de realización del supremo sueño de Bolívar.

El ideario sandinista, expresado en cartas y demás documentos, (se encuentran presentes en el volumen 134, de Biblioteca Ayacucho, de su Colección  Clásica, titulado Pensamiento Político”), no es el resultado de una preparación intelectual, es el resultado de su experiencia cotidiana como jefe de esa guerra de resistencia, y porque las circunstancias de esa lucha fueron modelando ese pensamiento.